Nombres hebreos y griegos de los libros del Pentateuco

Unas observaciones oportunas en virtud de la imagen que compartí ayer, y que tengo a bien compartir de nuevo, con relación a los nombres hebreos y griegos de los libros del Pentateuco

La cuestión es que después de considerar que muchos de mis contactos, la mayoría, no lee hebreo ni griego, quise ofrecer algunas observaciones, pero apelando sólo a transliteraciones, con tal de llegar a un público más amplio.

El objetivo principal de esta publicación es poner de relieve que la traducción que hizo la Septuaginta de las palabras hebreas que se emplearon para nombrar los libros del Pentateuco (columnas primera y quinta de izquierda a derecha) no fue, sin embargo, la empleada por la Septuaginta misma para nombrar dichos libros (sexta columna de izquierda a derecha).

En tal sentido y, en primer lugar, es preciso decir que la palabra hebrea empleada para nombrar el primer libro del Pentateuco en la Biblia Hebrea (Tanaj), «bereshíth» (en un principio), fue traducida por la Septuaginta como «en arjé» (en un principio); pero el libro fue nombrado «guénesis», cuya forma castellanizada es «Génesis».

En segundo lugar, la palabra hebrea empleada para nombrar el segundo libro del Pentateuco en la Biblia Hebrea (Tanaj), «shemóth» (nombres), fue traducida por la Septuaginta como «ta onómata» (los nombres); pero el libro fue nombrado«éxodos» (salida, partida), forma del caso nominativo masculino singular, cuya forma castellanizada es «Éxodo».

En tercer lugar, la palabra hebrea empleada para nombrar el tercer libro del Pentateuco en la Biblia Hebrea (Tanaj), «vayiqrá» (llamó), fue traducida por la Septuaginta como «anekálesen» (llamó); pero el libro fue nombrado «leuítikon»(relativo a los levitas), forma del caso acusativo masculino singular, cuya forma castellanizada es «Levítico».

En cuarto lugar, la palabra hebrea empleada para nombrar el cuarto libro del Pentateuco en la Biblia Hebrea (Tanaj), «be-midbar» (en el desierto), fue traducida por la Septuaginta como «“en te erémo» (en el desierto); pero el libro fue nombrado «aríthmoi» (números), forma del caso nominativo masculino plural, cuya traducción al castellano es «Números».

En quinto lugar, la palabra hebrea empleada para nombrar el quinto libro del Pentateuco en la Biblia Hebrea (Tanaj), «’ele ja-devarím» (estas son las palabras), fue traducida por la Septuaginta como «jútoi joi lógoi» (estas son las palabras); pero el libro fue nombrado «deuteronómion» (segunda ley), forma del caso acusativo masculino singular, cuya forma castellanizada (Deuteronomio) es casi igual a la forma del caso nominativo masculino singular griego,«deuterononios».

Bueno, con esta publicación espero haber hecho más comprensible la imagen que publiqué ayer y que republico hoy, así de sencillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *