Una versión posterior de la Biblia no es necesariamente mejor que su predecesora

Una breve comparación entre la versión Reina Valera Contemporánea 2011 (RVC) y La Reina Valera 1960 (RV)

Héctor B. Olea C.

El objetivo de este breve artículo es mostrar, con el estudio de algunos casos concretos, que no es del todo cierto que una versión de la Biblia más reciente sea necesariamente mejor que su predecesora. Esto así respecto de que lo podríamos llamar “aspectos más relevantes”, como su calidad exegética y fidelidad textual, y como obra de traducción como tal, al menos en relación a la traducción de algunos textos bíblicos específicos.

Por supuesto, este tipo de ejercicio se puede hacer en relación a dos versiones de la Biblia que formen parte de una misma serie y tradición (por ejemplo, la serie “Reina Valera”, en la tradición protestante, como la serie que representan las distintas actualizaciones y revisiones de la llamada “Biblia de Jerusalén”, en la tradición católica).

Además, este tipo de ejercicio se puede llevar a cabo en relación a versiones de la Biblia que procedan de distintas tradiciones y confesiones, por ejemplo, una versión de la Biblia que proceda del ambiente católico, y una versión de la Biblia que proceda del ambiente protestante.

Finalmente, para que este tipo de ejercicio permita llegar a unas conclusiones que puedan ser dignas de respeto y se consideren verosímiles, mediante un proceso de verificación adecuado y no complaciente; la persona que lleve a cabo este tipo de ejercicio, por un lado, debe tener un conocimiento sólido de las lenguas involucradas, y de la labor de traducción, por otro lado y, evidentemente, debe situarse en un punto equidistante de las versiones de la Biblia escogidas para el referido ejercicio (y de sus respectivos ambientes de origen), y evitar mostrarse prejuiciada o a favor de cualquiera de las versiones de la Biblia sometidas al referido análisis comparativo.

Comencemos nuestra aventura.

En primer lugar, en Juan 5.39 la RVC 2011 corrige y supera la RV 1960 y a la RV 1995, al traducir correctamente en modo indicativo, y no en modo imperativo la forma verbal «eraunate» (escudriñan, estudian). Conclusión: Un punto a favor de la RVC 2011.

En segundo lugar, aunque incluye una nota al pie de página indicando que se sustenta en “manuscritos tardíos”, la RVC 2011 insiste, como la RV 1960 y la RV 1995, en reproducir la llamada «coma juanina», o sea, la interpolación tardía que se lee en 1 Juan 5.7-8. Conclusión: Un punto en contra de la RVC 2011.

En tercer lugar, la RVC 2011 corrige y supera la RV 1960 y la RV 1995, al evitar el uso del nombre «Jehová», empleando en su lugar la traducción «Señor», y la  traducción «Dios el Señor», en lugar de «Jehová Dios». Conclusión: Un punto a favor de la RVC 2011.

En cuarto lugar, supone la RVC 2011 un retroceso en relación a la RV 1995, cuando esta última superó y corrigió a la RV 1960, al traducir «sábado» en lugar de la expresión «día de reposo» (compárese Lucas 14.1-5). En consecuencia, si bien se esperaba que la RVC 2011 siguiera aquí la corrección que le hizo la RV 1995 a la RV 1960, es lamentable que la RVC 2011 volviese a retomar la traducción de la RV 1960. Conclusión: Un punto en contra de la RVC 2011.

Observación necesaria. La crítica a La RV 1960 y la RVC 2011 en su empleo de la frase «día de reposo», no es porque esta sea una traducción desacertada, sino porque habiendo optado por traducir «día de reposo», en una nota al pie de página insistió reiteradamente en poner de relieve «aquí equivale a sábado».

En consecuencia, si «día de reposo» equivale a «sábado», ¿por qué no optar por emplear en el texto la palabra «sábado», y no la frase «día de reposo»? ¿Por qué no sencillamente emplear la frase «día de reposo», evitando llenar la versión de una nota al pie de página indicando que, tal vez, se debería leer y traducir «sábado» en lugar de «día de reposo»?

En suma, si un comité editorial asume que una determinada palabra o frase es la mejor traducción, ¿por qué incluirla en una nota al pie de página, y no en el texto mismo, en la traducción misma?

En quinto lugar, la RVC 2011, como la RV 1960 y la RV 1995, yerra al traducir con el género neutro en la expresión «esto es mi cuerpo», en  lugar de traducir correctamente «este es mi cuerpo» (en Mateo 26.26; Marcos 14.22; Lucas 22.19; 1 Corintios 11.24), y en la expresión «esto es mi sangre», en lugar, de la expresión  «esta es mi sangre» (en Mateo 26.28; Marcos 14.24). Conclusión: Un punto en contra de la RVC 2011.

En sexto lugar, representa la RVC 2011 un retroceso cuando en Juan 20.17 no asume la corrección que representó la RV 1995 («Suéltame»), y vuelve atrás y de manera equivocada asume la traducción «No me toques», de la RV 1960. Conclusión: Un punto en contra de la RVC 2011.

En séptimo lugar y, finalmente, vuelve a constituir la RVC 2011 un lamentable retroceso cuando en lugar de asumir la corrección que le hizo la RV 1995 a la RV 1960, cuando tradujo correctamente la expresión griega «di’ autú» (por el caso y el contexto: «por medio de», «por medio de ella», apuntando a la palabra: «lógos»), en Juan 1.3.

Yerra (por ambigüedad), pues, aquí la RVC 2011 («por ella») al retomar la traducción ambigua e imprecisa de la RV 1960  («por él»), frente al sentido claro y preciso de la expresión griega «di’ autú»: «por medio de» (medio, instrumentalidad, agente intermedio, pero sin la fuerza de una “causa eficiente” o agente absoluto que representa la estructura sintáctica griega que emplea la preposición «jupó» más un sustantivo o pronombre en caso genitivo, con una forma verbal en voz pasiva). Conclusión: Un punto en contra de la RVC 2011.

Resumen estadístico final con base en los siete casos analizados:

En dos casos La RVC 2011 supera La RV 1960. 1) En Juan 5.39, al traducir empleando el modo indicativo (escudriñan, estudian), en lugar del modo imperativo (escudriñad). 2) En segundo lugar, al emplear el sustantivo “Señor”, en lugar de “Jehová”.

En cinco casos La RVC 2011 no logró superar La RV 1960. Ahora bien, de estos cinco casos, en dos casos La RVC 2011 repite la misma traducción que ya había presentado La RV 1960. 1) Cuando insiste, como La RV 1960 y La RV 1995, en reproducir la llamada «coma juanina», en 1 Juan 5.7-8, a pesar de reconocer que procede de unos manuscritos tardíos. 2) Al insistir, en la línea de La RV 1960 y La RV 1995, en traducir con el género neutro en la expresión «esto es mi cuerpo», y en la expresión «esto es mi sangre», por ejemplo, Mateo 26.26.

En tres casos La RVC 2011 representa un retroceso respecto de los avances logrados en La RV 1995 en relación a La RV 1960. 1) Al retomar la traducción «día de reposo» de La RV 1960, desechando la traducción «sábado», de La RV 1995. 2) Al retomar la traducción «No me toques»,  de La RV 1960, desechando la traducción «Suéltame», de La RV 1995, en Juan 20.17. 3) Al retomar la traducción imprecisa y ambigua, «por ella», «por él», de La RV 1960, desechando la traducción «por medio de él», de La RV 1995.

Ahora bien, como para complicar las cosas, quiero ahora agregar a este análisis comparativo, la versión Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras (TNM), la de los Testigos de Jehová.

Pues bien, resulta que en la consideración de los siete casos tomados en este trabajo como fundamento para la comparación y los contrastes, me es preciso poner de relieve que:

En primer lugar, respecto de Juan 5.39, la Traducción del Nuevo Mundo junto a La RVC 2011, supera la RV 1960, al emplear el modo indicativo (ustedes escudriñan).

En segundo lugar, en lo que tiene que ver con la interpolación tardía de 1 Juan 5.7-8; la Traducción del Nuevo Mundo supera La RV 1960, La RV 1995, y La RVC 2011, al no incluir dicha interpolación.

En tercer lugar, coincide la Traducción del Nuevo Mundo con La RV 1960 y La RV 1995, al insistir en el empleo de la castellanización injustificada «Jehová». Consecuentemente, supera La RVC 2011 la Traducción del Nuevo Mundo, como a La RV 1960 y a La RV 1995, en evitar el empleo de «Jehová».

En todo caso, al margen de la defensa a ultranza que harán los Testigos de Jehová (por razones obvias) del empleo de «Jehová», en lo personal nos conformamos con el hecho de que la Septuaginta (que es anterior al período masorético en un poco más de siete siglos) confirma como correcta la observación masorética de considerar la vocalización de «YHVH» («YeHVaH», «YeHoVaH»), como señal (qere perpetuo) de que se debe leer y traducir «Señor», y evitar así cualquier transliteración de «YHVH», como en efecto los es «Jehová».

En todo caso, debo decir que estamos al tanto de la falta de uniformidad que muestra la Septuaginta en su manera de traducir a «YHVH»; no obstante y, por otro lado, siendo dominante el empleo de «kúrios» («kýrios»): «Señor», como traducción de «YHVH», y de manera demasiado consistente evitando a toda costa el empleo de alguna transliteración para «YHVH».

En cuarto lugar, coincide la Traducción del Nuevo Mundo con La RV 1995 y supera La RV 1960 y La RVC 2011, cuando emplea la palabra «sábado» (en Lucas 14.1), y evita el empleo de la frase  «día de reposo».

Consecuentemente, es preciso poner de manifiesto que no juzgamos la frase «día de reposo» como una mala traducción, sino que la crítica viene al caso porque si se entiende que la frase «día de reposo» equivale a «sábado», ¿por qué razón no optar por «sábado» de una vez y por todas, en lugar de la frase «día de reposo»?

En suma, si un comité editorial asume que una determinada palabra o frase es la mejor traducción, ¿por qué incluirla en una nota al pie de página, y no en el texto mismo, en la traducción misma?

En quinto lugar, yerra la Traducción del Nuevo Mundo junto con La RV 1960, La RV 1995 y La RVC 2011, al traducir con el género neutro en la expresión «esto es mi cuerpo», en  lugar de traducir correctamente «este es mi cuerpo» (en Mateo 26.26, por ejemplo). Por supuesto, la Traducción del Nuevo Mundo, al mismo tiempo que emplea el género gramatical neutro, agrega la palabra «significa», o sea: «Esto significa mi cuerpo», «esto significa mi sangre».

En sexto lugar, coincide la Traducción del Nuevo Mundo («Deja de colgarte de mí»), con La RV 1995 (RV 1995 («Suéltame»), superando así La RV 1960 («No me toques») y La RVC 2011 («No me toques»), en Juan 20.17.

En séptimo y último lugar, en Juan 1.3 coincide la Traducción del Nuevo Mundo («por medio de él») con La RV 1995 («por medio de él»), y consecuentemente, supera La RV 1960 («por él») y La RVC 2011 («por ella»).

Finalmente, me parecen obvias las implicaciones que tienen las conclusiones que arroja este este breve estudio comparativo de versiones de la Biblia, para la idea y los conceptos que nos han transmitido sobre la naturaleza de las versiones de la Biblia.

Consecuentemente, estamos invitados (as) a replantearnos y a poner bajo serio cuestionamiento muchos de los prejuicios que se tienen respecto de algunas versiones de la Biblia, así como a superar la idea de que al menos alguna versión de la Biblia (no sé cuál) es perfecta e insuperable, así de sencillo.

¡Hasta la próxima!

Curso Online de Griego Koiné (en tiempo real, en vivo y en directo). Inscripciones abiertas. Inicio: lunes 14 de enero 2019. Para más información, escribir a: benjamin.olea30@gmail.com, así de sencillo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *