Sobre mi trayectoria docente y mi trabajo en la Nueva Traducción Viviente (NTV)

A quien pueda interesar

Héctor B. Olea C.

Mis conocimientos básicos y fundamentales de las lenguas bíblicas los adquirí en el marco de mis estudios de Licenciatura en Teología, en la Universidad Nacional Evangélica UNEV (República Dominicana). Evidentemente, en un tiempo en que si bien el currículo de los estudios bíblicos y teológicos de la UNEV estaba muy concentrado en el área de los estudios misionológicos, a la vez hacía un fuerte énfasis en el estudio de las lenguas bíblicas como recurso indispensable para una verdadera y sólida exégesis bíblica.

Por supuesto, continué mis estudios en las lenguas bíblicas por mi propia cuenta, hasta llegar a adquirir el nombre y la imagen que tengo como profesor y erudito en el campo de las lenguas bíblicas. Además, debo decir que incluso antes de concluir formalmente mis estudios teológicos universitarios, comencé a impartir clases de lenguas bíblicas y exégesis bíblicas. Por otro lado, en un primer momento ejercí las funciones de profesor no titular de dichas materias, poco tiempo después me convertí en su profesor titular, llegando incluso a ocupar el puesto del director de la Escuela de Teología de la UNEV.

Además, me es preciso poner de manifiesto que en mi destacada y muy conocida trayectoria profesional, he enseñado y he sido invitado a enseñar lenguas bíblicas en un sinnúmero de instituciones de formación bíblica y teológica, y de las más distintas tradiciones teológicas y eclesiales por cierto.

También puedo presumir que son muchas las personas que han adquirido, al menos un conocimiento elemental de las lenguas bíblicas en el ámbito nacional de la República Dominicana, gracias a mi persistente labor docente, dentro y fuera de la UNEV. De hecho, algunas de las personas que posteriormente se han convertido en facilitadores y facilitadoras de las lenguas bíblicas en la UNEV, y fuera de la misma, fueron instruidas originalmente por mí.

Finalmente y, tal vez, mi trabajo más trascendental y de proyección mundial, además de mi trabajo docente de más de dos décadas, y mi conocido trabajo literario (como escritor y articulista para diversos medios, locales e internacionales), me llegó para el año 2001, año en que fui elegido para formar parte del equipo de eruditos en las lenguas bíblicas que por casi nueve años estuvo trabajando para producir la versión de la Biblia conocida como «Nueva Traducción Viviente (NTV)», que salió al mercado a mediados del año 2010.

Por cierto, puedo y, tal vez deba presumir, de que hasta el momento, soy el primer y único erudito y exégeta dominicano en participar oficialmente en un proyecto de traducción bíblica (en un proyecto de revisión y publicación de una versión de la Biblia), por demás bien establecido y ponderado en el mercado de las versiones de la Biblia a nueve años ya de su publicación.

Bueno, debo confesar que he hecho esta publicación (en cierto sentido necesaria y oportuna) prácticamente en contra de mi voluntad; esto así porque tengo la sospecha legítima de que para algunas personas, si no presumes de tener algo, es sencillamente porque lo no tienes, porque no tienes de qué presumir. De hecho, tengo la convicción de que para algunas personas esta publicación tal vez sea de mayor valor e impacto que mis frecuentes y habituales publicaciones eruditas (que al parecer no leen, y que frente a ellas pasan sin pena ni gloria).

Finalmente, dejo aquí el testimonio público y oficial de la Casa Tyndale (casa editorial responsable y propietaria de la NTV), que certifica mi participación oficial en el equipo que produjo la Nueva Traducción Viviente (NTV), así de sencillo.

http://www.bibliantv.com/05discoverthentv/meetthescholars.asp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *