Análisis y explicación del uso bíblico de la frase «senda antigua»

Una contribución solicitada, a la luz del texto hebreo y griego

 Héctor B. Olea C.

¿Es positivo o negativo el uso de la frase «senda antigua» en la Biblia? ¿Existe alguna diferencia cuando se la empleó en singular («senda antigua»), y cuando se la empleó en plural («sendas antiguas»)? ¿Cómo nos ayuda una vez más el conocimiento de la lengua hebrea y el acceso al texto hebreo que está detrás de la frase en cuestión?

Antes de responder las preguntas planteadas, debo decir que en la tradición evangélica pentecostal de corte conservador y hasta fundamentalista, es muy común la apelación a la frase bíblica objeto de estudio, para insistir en la necesidad de que la fe cristiana y evangélica no pierda su esencia, no se contamine, y que se mantenga dentro de los parámetros y con las marcas de lo que al menos un sector entiende e identifica como la buena y sana doctrina, la innegociable ortodoxia.

En otras palabras, el tipo de evangelio de antaño relativo a forma de culto, la liturgia, cantidad de servicios a la semana, el repertorio de canciones empleadas en la doxología, el mantenimiento de algunas normas respecto de la vestimenta y el arreglo personal, entre muchas otras, etc.; en fin, la forma de vivir la vida cristiana que originalmente conocieron algunas décadas atrás, la cual es considerada pura, no corrompida, no mundana, incuestionable y eficaz.

Por supuesto, y como hemos de demostrar, si bien y, por un lado, la referida apelación es en cierta forma legítima y comprensible, por otro lado, no lo es, cosa que también esperamos demostrar con este artículo.

El uso en singular de la frase «senda antigua»

En primer lugar, es preciso tener presente que la frase «senda antigua» (traducción de la Reina Valera 1960), en singular, sólo se la encuentra una sola vez en toda la Biblia, específicamente en el Tanaj (Biblia Hebrea, AT), en Job 22.15, cito: ¿Quieres tú seguir la senda antigua que pisaron los hombres perversos?

La frase hebrea traducida aquí «senda antigua» es «ha-’oraj  ‘olam». La Septuaginta por su parte, tradujo «tríbon aiónion».

Luego y, evidentemente, tiene aquí la frase «senda antigua» un sentido y uso negativo, pues apunta al comportamiento perverso y desagradable ante Dios de al menos un sector específico de los hombres antiguos, de la antigüedad: los perversos, los inicuos.

Observación: la historia de los antepasados del pueblo bíblico de Israel, pone de manifiesto que no siempre fue justo el comportamiento de muchos de los mismos.

En síntesis, aquí la frase en singular «senda antigua», apunta, es sinónima de “camino de perversidad”, “camino y forma de vida de los perversos”.

El uso en plural de la frase «senda antigua» («sendas antiguas»)

En segundo lugar, en plural, la frase «sendas antiguas» se la encuentra sólo dos veces en toda la Biblia, y sólo en el Tanaj (Biblia Hebrea, AT), en Jeremías, 6.16 (uso positivo) y Jeremías 18.15 (uso en sentido negativo), cito:

Jeremías 6.16: “Así dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma. Mas dijeron: No andaremos”

Jeremías 18.15: “Porque mi pueblo me ha olvidado, incensando a lo que es vanidad, y ha tropezado en sus caminos, en las sendas antiguas, para que camine por sendas y no por camino transitado”.

Análisis gramatical de Jeremías 6.16

La frase hebrea traducida aquí «sendas antiguas» es «lintivót ‘olam». La Septuaginta, por su parte, tradujo «tribus aioníus».

La frase «sendas antiguas» tiene aquí un uso positivo, y apunta a la necesidad de estudiar la historia y la tradición para saber cuál era la conducta de los antiguos justos (los antepasados justos) que agradaba (que agradó) a Dios.

El análisis gramatical de Jeremías 6.16 pone de manifiesto la relación estrecha que existe entre las frases las “sendas antiguas” y la frase “el buen camino”. En otras palabras, mediante el análisis crítico de la tradición y de la trayectoria de los antepasados, hurgando en dicha historia y tradición, es posible constatar un comportamiento agradable a Dios, en el cual anduvieron los antepasados justos (no los antepasados injustos y perversos, por supuesto).

Observación: la historia de los antepasados del pueblo bíblico de Israel, pone de manifiesto que no siempre fue desagradable e injusto el comportamiento de muchos de los mismos.

En consecuencia, no es posible aquí asumir un sentido negativo de la frase «sendas antiguas», pues de lo contrario sería paradójico que el profeta Jeremías entendiese que hurgando en las sendas antiguas (el camino que transitaron los antiguos), era posible hallar el camino agradable a Dios, conforme a la voluntad de Dios.

Consecuentemente, es acertada y comprensible la explicación que ofrece el «Comentario Bíblico San Jerónimo»: “las palabras de Jeremías muestran que los profetas no eran unos innovadores, sino hombres sólidamente fundados en la tradición (e historia), que trataban de revitalizar mediante un conocimiento profundo de sus antiguas verdades y acumulándose otras nuevas de su propia experiencia religiosa”.

En suma, en Jeremías 6.16, la frase «sendas antiguas» (el camino de los antiguos que no fueron perversos, inicuos), y la frase «el buen camino» son sencillamente sinónimas.

Luego, en relación a Jeremías 18.15, es evidente el uso negativo aquí de la frase «sendas antiguas» (en hebreo: «shevilé ‘olam»; la Septuaginta: «sjoinus aioníus».

En este contexto, la frase en cuestión apunta al comportamiento desagradable ante los ojos de Dios que tuvieron al menos un sector de los antiguos, no todos por supuesto.

Observación: la historia de los antepasados del pueblo bíblico de Israel, pone de manifiesto que no siempre fue agradable y justo el comportamiento de muchos de los mismos.

Luego, es inadmisible que aquí se entienda que el comportamiento de los antiguos fue totalmente negativo, pues de lo contrario jamás hubiese dicho el mismo profeta Jeremías (en el 6.16) que hurgando en las «sendas antiguas» era posible detectar el comportamiento que era del agrado de Dios.

Con otras palabras, es insostenible pensar que la frase «sendas antiguas» tiene siempre un sentido negativo, al margen de lo evidentemente dicho por el profeta Jeremías en el capítulo 6.16, que invita a hurgar en el camino y forma de vida de los antiguos justos como manera de hallar la forma de proceder con justicia y piedad, o sea, el comportamiento agradable a Dios.

Además y, una vez más, vuelve a ser acertado el «Comentario Bíblico San Jerónimo», cuando respecto de la mención de la frase «sendas antiguas» en este último texto, concluye: “Los profetas no sólo no la rechazaban (la tradición de los antiguos, la buena tradición de los antiguos), sino que apremiaban al pueblo para que la repasara y encontrara en ella el camino recto”.

En conclusión, la frase «senda antigua» (en singular) se la encuentra una sola vez en toda la Biblia, y específicamente en el Tanaj (Biblia Hebrea, el AT), en Job 22.15, y con un sentido negativo: el camino de perversidad que transitaron específicamente los antepasados injustos y perversos.

En plural «sendas antiguas», se la encuentra únicamente dos veces en toda la Biblia, y una vez más, específicamente en el Tanaj (Biblia Hebrea, el AT), en Jeremías 6.16 (con un uso positivo, apuntando la forma de vida y comportamiento de los antepasados justos), y en Jeremías 18.15 (con un uso negativo, señalando la forma de vida y comportamiento de los antepasados injustos), así de sencillo.

1 comentario en “Análisis y explicación del uso bíblico de la frase «senda antigua»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *