El relativo valor temporal del participio griego

A propósito de nuestro curso de griego que inicia en la primera semana de agosto  

Héctor B. Olea C.

Un principio fundamental que no debería perder de vista la persona que aspire a hacer una verdadera exégesis del  Nuevo Testamento griego, es que la acción del participio (el tiempo de la acción del participio) es relativa a la acción (al tiempo de la acción) del verbo principal de la frase, cláusula u oración en cuyo contexto aparece el participio.

En tal sentido, vamos a analizar el texto griego de Marcos 5.18: «kai embáinontos autú eis to plóion parekálei autón jo daimonisthéis jína met autú e»

En primer lugar, hay que observar que «embáinontos» es un participio de tiempo presente, en caso genitivo singular, y que junto al pronombre personal «autú» (de la tercera persona singular y en caso genitivo), constituye la construcción sintáctica conocida como «genitivo absoluto».

En segundo lugar, el participio sustantivado «jo daimonisthéis», es un participio aoristo, voz pasiva) que apunta a una acción anterior a la del verbo «parekálei», traducción: «el que había estado endemoniado».

El tercer lugar, observamos que «parekálei» es el verbo principal de la frase (forma verbal en tiempo imperfecto, tercera persona del singular: «rogaba»).

Luego, con base en el tiempo de la forma verbal «parekálei» (en tiempo imperfecto), la traducción del participio «embáinontos» (en la construcción del «genitivo absoluto»), también debe ser traducido en tiempo imperfecto.

Consecuentemente, una traducción acertada de Marcos 5.18 es: «Y cuando subía («parekálei») él (Jesús) a la barca, el que había estado endemoniado («jo daimonisthéis») le rogaba que le permitiera acompañarle («met autú», literalmente: “estar junto a él”)».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *