La colocación de la mujer en el décimo mandamiento del Decálogo

Éxodo 20.17 versus Deuteronomio 5.21

Héctor B. Olea C.

¿Un progreso en el pensamiento social? ¿Una actitud crítica y de cuestionamiento a la situación de la mujer en la sociedad hebrea? ¿Una redacción más solidaria con la mujer?

Muy a propósito de nuestro curso online «Introducción a la lectura y exégesis del Nuevo Testamento Griego» (que inicia el viernes 2 de agosto), y nuestro curso también online «Introducción al hebreo bíblico y a la exégesis de la Biblia Hebrea» (que inicia el lunes 5 de agosto).

¡Inscripciones abiertas hasta el 20 de este mes!

Llama la atención que si bien la mujer seguía siendo considerada una de las cosas más que conformaban el conjunto de los bienes del varón; no es menos cierto que la redacción del décimo mandamiento del Decálogo en Deuteronomio 5 coloca a la mujer en el primer lugar entre las cosas que no se debían codiciar del prójimo. La redacción de Éxodo 20 había colocado la casa en el primer lugar.

Respecto del cambio redaccional en cuestión, el Comentario Bíblico San Jerónimo plantea: “…Es significativo que la «mujer» (esposa) vaya antes de la «casa», lo cual refleja posiblemente un progreso en el pensamiento social (compárese Miqueas 2.2).”

Además, debo decir que esta diferencia redaccional se puede observar tanto en la Biblia Hebraica Sttgartensia (edición crítica del Códice de Leningrado), como en el llamado «Textus Receptus» de la misma Biblia Hebrea.

En tal sentido, la primera parte de la redacción del décimo mandamiento en la Biblia Hebrea, en Éxodo 20.17 es: «lo tajmod bet (beyt) reéja, lo tajmod éshet reéja».

Traducción: «No codiciarás (no codicies) la casa de tu prójimo, no codiciarás (no codicies) la mujer de tu prójimo».

Pero la redacción de la misma primera parte del décimo mandamiento, en la misma Biblia Hebrea, en la versión de Deuteronomio 5.21 es: «lo tajmod éshet reéja, lo tajmod bet (beyt) reéja».

Traducción: «No codiciarás (no codicies) la mujer de tu prójimo, no codiciarás (no codicies) la casa de tu prójimo».

Por otro lado, en lo que respecta a la Septuaginta, la redacción de la primera parte del décimo mandamiento es igual tanto en Éxodo 20.17 como en Deuteronomio 5.21: «uk epithuméseis ten gunáika tu plesíon su, uk epithuméseis ten oikían tu plesíon su».

Traducción: «No codiciarás (no codicies) la mujer de tu prójimo, no codiciarás (no codicies) la casa de tu prójimo»

Para más información, escribir a mi correo electrónico (benjamin.olea30@gmail.com) y mi Whatsapp: +18092057814, así de sencillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *